Diálectica socrática nuestra apuesta metodológica

Una forma de debate que fomenta el aprendizaje.

El debate puede estructurarse de distintas formas, irrumpe en nuestro cotidiano de manera espontanea e informal cuando debatimos entre amigos o, en otros ámbitos puede ser preparado y regulado con un formato específico como en los torneos de debate, los debates televisivos, los debates políticos, etc.

Es muy común que las personas conciban el debate (cuando es organizado) como un ejercicio en el cuál dos equipos se enfrentan acerca de una tesis (un equipo está a favor y otro está en contra). Este formato de debate en realidad lleva el nombre de Karl Popper, filósofo austriaco, implica siempre una preparación previa al debate, demanda una amplia investigación para el aporte de argumentos  y se base en una confrontación entre dos bandos.

Nosotros proponemos un modelo de debate muy diferente en cuanto a formato e objetivos se refiera, un modelo inspirado en la dialéctica socrática (mayéutica).

Este formato plantea grandes diferencias con el tipo de debate al cual estamos acostumbrados. Sócrates pensaba que la verdad estaba oculta en la cabeza del ser humano debido a sus prejuicios y que simplemente, por medio de la dialéctica (el dialogo) se podían alumbrar las ideas. El profesor por medio de preguntas tenía que llevar al alumno a sacar sus propias conclusiones. De  aquí a que su método se llamase mayéutica (del griego experto en partos).

La mayéutica (o dialéctica socrática) es el método educativo por excelencia. Se trata de fomentar la reflexión y el razonamiento para llegar a una conclusión en base a la lógica y haciendo uso del espíritu crítico.

En el debate tal como lo proponemos no existen dos equipos enfrentándose, ni es necesaria mucha preparación previa antes del inicio de la sesión. Inspirándonos en la mayéutica como excelente método educativo, queremos impulsar la reflexión y el razonamiento de los participantes entorno a una temática que da lugar a debate, con el fin de enseñar a los participantes a:

  • organizar sus pensamientos,
  • argumentar correctamente,
  • aplicar la lógica en su discurso,
  • fortalecer su espíritu crítico,
  • detectar las falacias en las argumentaciones y discursos,
  • identificar los sesgos cognitivos en uno mismo y en el otro,
  • enfrentarse a la opinión del otro desde la escucha, el respeto y empatía.

Por ello, sean orientados a un público juvenil o a un público adulto, nuestros talleres de debate se presentan como un programa de formación 100% práctico con una metodología activa y participativa que se centra en el arte de debatir, en mejorar las destrezas comunicativas y aportar nuevos recursos para expresarse de manera asertiva.

Además, en función del tipo de público a quienes están dirigidos, estos talleres conllevan una serie de objetivos que se inscriben en el contexto preciso para el cual se van a desarrollar.

Para más información respecto a los talleres de debate para niños y jóvenes, consulte AQUÍ.