Educación Emocional: ¿Por qué es tan importante?

Lo que llamamos Educación Emocional es un concepto reciente en la educación de los niñ@s ya que durante mucho tiempo se ha dado más valor al coeficiente intelectual (CI), es decir, a las habilidades para aprender conceptos nuevos.

Hoy en día, disponemos de multitud de medios para adquirir nuevos conceptos, medios tradicionales como los libros pero también medios modernos a través de las Tecnologías de la Información y la Comunicación. La educación y sistema educativo de los niñ@s están cambiando hacía un modelo global de enseñanza donde nacen nuevos conceptos y teorías.

La Educación Emocional consta de diversos recursos y herramientas para conseguir un mejor bienestar personal y social. Estos recursos y herramientas nos permiten apreciar y expresar nuestras propias emociones y las de los demás. Nuestro comportamiento y forma de pensar se forja a partir de la información que nos aporta la Educación Emocional.

Es un concepto educativo innovador, que responde a las necesidades sociales y que no se muestran en las materias académicas comunes. El objetivo de este tipo de educación es desarrollar las competencias emocionales, como la conciencia emocional, la regulación emocional, la autogestión, el bienestar y la inteligencia interpersonal e intrapersonal.

Los responsables del aprendizaje de los niñ@s, ya sean padres o docentes, se están formando en Educación Emocional. Debemos pretender que los niños tengan bienestar con ellos mismos y con las personas que les rodean. Por ello, debemos darle importancia a este tipo de educación, ayudando a los niñ@s a enfrentarse a diferentes situaciones.

Es importante tener en cuenta las emociones de los niñ@s estableciendo rutinas. Por ejemplo, haciéndoles preguntas todos los días acerca de cómo se sienten. Ellos pensarán cómo se sienten, por qué se sienten así y buscarán una solución con la ayuda del adulto. De esta manera, aprenderán diversas habilidades de educación emocional.

Los niñ@s deben aprender mediante este tipo de educación a ponerle nombre a las emociones que experimenta cada día. Si llora, es porque está triste (tristeza) y si ríe, es porque está contento (felicidad).

La educación emocional sirve para muchas cosas, entre otras, para que el niñ@ descubra cuáles son sus habilidades más destacadas, cuáles son sus gustos, sus pasiones, a qué se querrá dedicar en un futuro. El adulto debe ayudar a descubrir estos gustos y habilidades para que no se sienta perdido y tenga un objetivo claro que seguir.

En Pedalogía, integramos en nuestras animaciones diversas dinámicas para trabajar la Educación Emocional. Los conceptos más destacados son la autoestima, la escucha activa, la confianza, la empatía, las habilidades sociales y la resolución de conflictos.

 

Escrito por Gema Martín Ruiz – Coordinadora pedagógica de Pedalogía 

Fotografía de Tuckett

Deja un comentario

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.